Galería Vértice

Imanol Marrodán · Soft Distortion

14/09/2006 - 15/10/2006. Sala 1.
Artista: Imanol Marrodán (Bilbao. 1964.)
Ver obras de este artista en la colección

Obra expuesta: pinturas montadas sobre aluminio, realizadas para esta exposición durante el año 2006.

IMANOL MARRODÁN, expone por primera vez de manera individual su obra en Asturias en la Galería Vértice de Oviedo, en una muestra cuya inauguración será el Jueves 14 de Septiembre a las 20:00 horas.

Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas tanto en España como en otros países (Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Portugal, …) y ha estado presente en algunas de las ferias más importantes del circuito internacional de arte contemporáneo (ARCO, ARTE LISBOA, ART COLOGNE,…). Su obra está representada en numerosas colecciones particulares, instituciones y museos, entre ellos la del Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Artium; Museo de Bellas Artes de Bilbao; Colección Caja Castilla La Mancha; Museo de Navarra, etc.

Soft Distortion

La obra que el artista Imanol Marrodán presenta en la Galería Vértice de Oviedo, bajo el título SOFT DISTORTION es un nuevo grupo de pinturas denominadas “EL”. Estas siglas en inglés significan Emotional Landscapes: Paisajes emocionales. Es un juego de palabras con una segunda lectura que hace referencia a la primera persona del singular: el o ello. Se trata de utilizar una idea referencial entre el sentido (lo otro o la razón del ser) y la idea de una figuración subliminal subjetiva ficticia.

Las composiciones o pinturas plantean mediante dos planos horizontales de campos de color generando una línea horizontal que, bajo nuestro subconsciente representacional, inmediatamente se interpreta como un horizonte en un paisaje.

Esta imagen que inconscientemente re-presentamos nos configura una serie de sensaciones preestablecidas por nuestra memoria visual. Lo interesante de esto es que el propio espectador que contempla el objeto conforma su propia imagen representativa de un paisaje que solo está en su subconsciente. De esta manera el “observador” se autosugestiona y construye un paisaje emocional en base a un objeto pintado, su color y su luz reflejada.

Se provoca deliberadamente este juego gestaltico para observar como se configura la semiología de un lenguaje visual a través de nuestros propios límites de representación, muchas veces condicionados arbitrariamente.

De este modo podemos imaginar que existen otros lenguajes y otras maneras de ver y de pensar.

La nueva fase propuesta propone aún una mayor reducción formal y de representación, con respecto a la serie de Núcleos de emoción (pinturas codificadas) que el artista ha venido desarrollando hasta la fecha. Es un paso hacia una desmaterialización de la obra. Es un vaciado para subrayar y amplificar los efectos esenciales del color y de la luz: Espacios de Silencio para buscar un equilibrio imposible.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar su experiencia online y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

OK · Más información