Galería Vértice

Soledad Córdoba · En el Silencio

14/01/2011 - 08/03/2011. Sala 1.
Artista: Soledad Córdoba (Avilés, Asturias. 1977.)
Ver obras de este artista en la colección
Obra expuesta: Fotografía.

SOLEDAD CÓRDOBA presenta su obra por tercera vez de manera individual en la Galería Vértice de Oviedo. La muestra se inaugura el Viernes, 14 de Enero, a las 19:30 horas.

Soledad Córdoba es doctora en Bellas Artes, licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid.

Su obra ha sido premiada en numerosas ocasiones, entre las que mencionamos: primer premio del XXXIV Certamen Nacional de Arte de Luarca, premio Caja Madrid (Generaciones,03), primer premio de Fotografía “El Cultural” del diario El Mundo, “Certamen Arte Joven” del Centro de Arte Joven Avenida de América de la Comunidad de Madrid…

Ha realizado numerosas exposiciones individuales y ha participado en gran número de colectivas (cabe destacar recientemente su participación en “Artistas invitadas”, en la galería Marlborough de Madrid; o su participación en “Women & Women” en la Embajada de España en Washington DC, durante la Presidencia Española de la Unión Europea).

“Me interesa la fotografía como medio para transmitir y representar nuevas realidades y como herramienta para arrojar interrogantes sobre la existencia del ser humano.
Con mi obra exploro los territorios de confusión donde confluyen las fronteras de la realidad y la ficción, lo comprensible y lo sobrenatural, lo bello y lo siniestro, lo conocido y lo extraño. También me inquieta la relación que tenemos con los elementos de la naturaleza y valoro lo fantástico como una forma de trascender a nuestro ser. Por ello represento lugares donde todo es posible, paisajes reales que estimulan la creación de nuevas realidades o lugares que invitan a la reflexión dentro de nuestra realidad diaria.”

EN EL SILENCIO

“En el silencio” es fruto de un trabajo anterior “Un lugar secreto”. En ambos se exploran los territorios de confusión donde confluyen las fronteras de la realidad y la ficción, lo comprensible y lo sobrenatural.

La idea de este proyecto gira en torno al amplio concepto de silencio lleno de simbología y multitud de veces tratado. “En el silencio” está concebido como un estado imprescindible para habitar en el entorno y en nosotros, donde los elementos de la naturaleza son los protagonistas al tiempo que interactúan con el ser humano.

El silencio que planteo es una necesidad de entablar un diálogo silencioso entre el mundo exterior donde el principal protagonista es la naturaleza y por otro, las pequeñas situaciones que se suceden en interiores donde el mundo natural se desliza para formar parte de nuestras vidas. Todas las imágenes están envueltas de una atmósfera irreal, habitada y compartida por los protagonistas que forman parte de las escenas fotografiadas.

Los personajes emanan irrealidad dentro del marco natural que les acoge y parecen trascenderse a si mismos en estados casi de conmoción, con sus miradas centradas en un punto fuera de cámara y sus cuerpos paralizados. Estos personajes se insinúan casi como fantasmas o apariciones veladas que hacen presencia y deambulan por espacios transitorios del recuerdo, o realizando un viaje hacia la memoria a través de un sueño.

Las imágenes finales son historias posibles resueltas en un discurso poético. Por eso todo lo que sucede en las fotografías va más allá de una simple realidad, son en sí una realidad inverosímil que representa la experiencia del ser humano dentro de la naturaleza que habita y que es, y donde se vislumbran profundos abismos que nos incitan a soñar.

***

“En el silencio” es también la nostalgia que, de algún modo, aparece evocada por el sonido más silencioso generado por las alas de unos escarabajos, un pájaro, las hojas de los árboles, el fluir de un río… el latido del corazón, una respiración.

Las imágenes que componen este proyecto son representaciones de lugares donde todo es posible, paisajes reales que estimulan la creación de nuevas realidades o lugares que invitan a la reflexión dentro de nuestra realidad diaria. Este trabajo se ha estado desarrollando en diferentes sesiones fotográficas realizadas en entornos naturales y en interiores con mucha luz, de hecho la luz es otro de los componentes reflexivos de este trabajo, la luz da vida a los personajes que interactúan en las imágenes y al tiempo aleja el tinte de lo tenebroso de los sucesos fantásticos que se suceden.

En definitiva, este proyecto trata del ser humano, de su realidad como habitante de la naturaleza y como naturaleza y, por supuesto, de todo lo que conlleva la existencia, las experiencias vividas, las realidades transformadas por el recuerdo y la nostalgia que configuran nuevas realidades que nos invitan a repensarnos y a situarnos en nuestro entorno.

Texto: Soledad Córdoba

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar su experiencia online y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

OK · Más información